Astralis pone el broche de oro a su temporada en Baréin

Main photo.

Este pasado fin de semana se ha disputado la BLAST Pro Series Global Finals, el evento que ha puesto la puntilla a su espectacular circuito en este año 2019 y donde se ha contado con la participación de los cuatro mejores conjuntos de la temporada.

De entre ellos, el que parecía destinado a protagonizar alguna sonora campanada ha acabado convirtiéndose en la decepción del torneo, FaZe. El combinado multinacional aspiraba, como mínimo, a un tercer puesto y, sin embargo, una poco esperada derrota ante NiP en la jornada inaugural les abocó a un cruce con Team Liquid que dio al traste con sus opciones de hacer un buen papel.

En el mencionado estreno se vieron completamente superados por los suecos, que les vencieron en tan solo dos mapas y donde el joven letón Helvijs “broky” Saukants se vio superado por la situación dejando un rendimiento individual inferior al requerido. Del lado escandinavo cabe destacar, una vez más, la sobresaliente actuación de Patrik “f0rest” Lindberg por el que a veces, parece que no pasan los años. Sumó 54 bajas entre los dos mapas disputados y superó la centena en el promedio de daño infligido por ronda.

Poco más pudieron sumar los “ninjas” tras este triunfo ante FaZe. En el partido de ganadores se vieron ampliamente superados por Astralis y apenas pudieron lucharle uno de los dos mapas a Team Liquid en la final del lado inferior del cuadro. A pesar de ello, el tercer puesto final es un éxito para unos NiP que parecían abocados a caer a las primeras de cambio. Daneses y norteamericanos quedan muy lejos como para que se pudiera esperar un resultado mejor.

Después de caer en el primer partido y avanzar por el cuadro de perdedores, Team Liquid acabó volviéndose a citar con Astralis en una final, la cuarta del año. La fase de vetos se calcó a la del partido inaugural y a la del enfrentamiento que protagonizaron hace algunas fechas en las finales de ESL Pro League, Inferno por elección de los estadounidenses, el ya clásico Nuke de los daneses y de tercero, Dust2.

En el primer mapa Astralis cimentó una defensa casi inexpugnable en la que tan solo cedió cuatro rondas, un parcial que le permitió acometer la segunda mitad con tranquilidad en la que acabó poniendo el triunfo parcial por 16-11. Mención especial al buen juego desplegado por Peter “dupreeh” Rasmussen, que acumuló 26 bajas.

Con el cambio de territorio, Team Liquid pareció reengancharse a la final y tomó la delantera desde el lado defensivo con un inspirado Nick “nitr0” Cannella que llegó al cambio de lado con 14 bajas. Unas cifras, eso sí, que no pudo replicar atacando, momento en el que los nórdicos metieron la quinta marcha para decidir la final.

En faceta ofensiva, Andreas “Xyp9x” Højsleth dio un paso al frente y llevó en volandas a los suyos hasta el título, acabando el mapa con unas estadísticas nada desdeñables de 22 bajas, 90 de daño promedio por ronda y un altísimo 71,4% de rondas en las que participó, ya sea sumando algún asesinato, asistiendo o muriendo pero siendo inmediatamente vengado por un compañero.

Finalmente, con un resultado de 16-11 y 16-12 favorable a Astralis se cumplieron los pronósticos. Los daneses volvieron a levantar un trofeo dejando a Team Liquid en su eterno segundo puesto.